Ilustrando lo imposible. Una adaptación gráfica de “En las montañas de la locura” por Gou
Tanabe.

por Mario Garcéz

Si miras al abismo…

Howard Phillips Lovecraft nace el 20 de agosto de 1890 y muere en 15 de marzo 1937, con lo que este año se cumplen 85 años de su fallecimiento. Lovecraft vendría a ejemplificar la consolidación de la última faceta de la literatura de horror, conceptualmente hablando. El erróneamente llamado “Horror cósmico”. La vida de Lovecraft se maneja como una vida conservadora que va abriendo sus perspectivas a través del arte, y las amistades que llegaron con ella. Una de las mejores maneras de hablar del solitario de Providence vienen en palabras de Neil Gaiman “él redefinió los miedos del siglo XX”, pero no sólo los redefinió si no que les dio voz y he aquí donde yace la importancia de su obra. Aunque no lo parezca Lovecraft hablaba tanto de los horrores físicos a los que todos nos vemos sometidos como de aquello que es lo desconocido. Como reza el comienzo de su ensayo de culto “El miedo es el sentimiento más antiguo de la humanidad y el miedo más antiguo es el miedo a lo desconocido”. Ésta será la base más importante de toda la literatura de horror.

Entendiendo lo incognoscible

La literatura de horror, entiéndase aquella que lidia con lo “sobrenatural”, establecerá varios aspectos para fincarse como subgénero. Primeramente es una literatura cuyo fin es generar un sentimiento estético de miedo. Se busca a través de aspectos que lleven a lo desconocido a los personajes. Aunque la literatura nace con el género gótico en 1764 con la publicación de “El castillo de Otranto”, tendrá mucho desarrollo principalmente en cuestión temática y elementos externos. Para entender la obra de Lovecraft debemos establecer lo siguiente:

Literatura Gótica 1764-1820. Principalmente formado por novelas de gran popularidad en su día. Las novelas se llevaban a cabo en la europa continental del medioevo. Por lo que sus escenarios eran antiguos castillos y abadías, con subterráneos y cámaras ocultas llenas de secretos. Además de esto contaban con la figura del villano aristocrático y la dama en peligro. Además de ahondar en maldiciones familiares.

Ghost story o Gótico victoriano 1820-19?? La ghost story se desarrolla en el periodo victoriano principalmente y responde a una necesidad de adaptación por la expansión del mercado editorial. Impulsado por el gótico norteamericano, el cual se da cuenta que una casa antigua puede sustituir al castillo. Se dejan atrás las figuras del villano aristocrático en su mayoría. Y como su nombre lo dice se ocupa la historia de lidiar con fantasmas de diversa índole.

Weird fiction u Horror cósmico. Finales del siglo XIX y actualidad. Este género rompe la estructura de las obras antecesoras. Primeramente hay una ruptura con el pasado humano, no necesariamente el horror viene del pasado o puede ser “explicado”, se empieza a ahondar en todo aquello que no sea humano o tenga alguna relación con ello. Aquí florecen el culto y el paganismo como nuevos sistemas.

La literatura de miedo principalmente involucra una adaptación primeramente el cambio con el gótico es un acercamiento a mayores audiencias. Por ejemplo desaparece el castillo y las acciones ocurridas en la época medieval, para pasar a la época victoriana a casas y al tiempo contemporáneo del lector (el siglo XVIII o XIX). En estas primeras etapas se establecen figuras básicas de la literatura de horror: fantasmas, demonios, villanos, brujas, vampiros, la maldición familiar, etc. Sin embargo debemos aclarar que todo está dentro de un punto de conciencia y conocimiento humano.

Mientras que el Weird (raro o extraño) busca ir en busca de la anomalía de la realidad. Desde aspectos muy sencillos como un espejo que puede ser una ventana a otra dimensión, hasta “dioses” o entidades ajenas a la comprensión humana.

Lovecraft enfocaría su estilo característico dentro de este último.

Adaptando al solitario de Providence

La obra de Lovecraft se volvió de culto entre los fanáticos de la literatura de horror y de otros medios. De esta manera tenemos múltiples adaptaciones y referencias en medios. Aunque podía creerse que la literatura es el medio que mejor continuó con la obra de Lovecraft sobretodo lo que se llamó “Los mitos de Cthulhu”, es un error común porque se dio una continuación en apariencia, pero no en esencia. Esto nos lleva al problema de las adaptaciones audiovisuales, pero con un problema, ¿Cómo adaptas aquello que no puedes comprender?

Tanto el cine como el comic han tenido este problema con respecto a las obras de Lovecraft. Por una parte hay productos que sólo tienen referencias a ciertos aspectos, sobre todo el Necronomicon, y otras que a pesar de intentar adaptar a Lovecraft no pueden lograrlo. Tenemos obras cinematográficas muy aceptables como “Color out of space” (2019), The call of Cthulhu (2005), The whisperer in the darkness (2010), Resonator (1989). Que transmiten a través de la sugerencia el sentido de hostilidad y otredad del universo con el ser humano. Todas adaptaciones de la obra de Lovecraft. En el lado del cómic hay obras destacables como “Los mitos de Cthulhu” ls versión de Breccia, y la de Esteban Maroto, la excelsa “Providence” de Moore y Burrows, y quizás el autor que nació para adaptar a Lovecraft, Gou Tanabe.

Desde Japón

Gou Tanabe es un mangaka (dibujante de manga) que se ha especializado en adaptar la obra de Lovecraft. Con trazos y estructura de manga Tanabe se dedica a realizar en el comic una adaptación fiel del espíritu y la narrativa de las obras de Lovecraft.

Entre algunas de sus obras están las siguientes adaptaciones: El extraño

El templo

La ciudad sin nombre

El sabueso

En las montañas de la locura El color que cayó del espacio El horror de Dunwich

La llamada de Cthulhu

El caso del día de hoy es el análisis de la obra de “Las montañas de la locura” que adapta la novela homónima, exceptuando el “en” del principio.

En las montañas de la magnificencia

El dibujo de Tanabe es de carácter muy realista, yéndose excesivamente a los detalles y con un aire totalmente serio. Nunca hay una exageración caricaturezca. En este aspecto entronca con la obra de Lovecraft que también está exenta de aspectos humorísticos. Esta exageración mencionada embona con el aire obsesivo que imprimía en sus escritos Howard.

La novela de Lovecraft habla de la exploración de la universidad Miskatonic a la Antártida y como ahí encuentra evidencia fósil que podría cambiar la perspectiva del inicio de la vida en el planeta hasta que algo ocurre en uno de los campamentos de avanzada y un descubrimiento arquitectónico deja a los protagonistas trastornados.

La obra de Lovecraft comienza con el narrador-protagonista William Dyer explicando el motivo por el cual narra los secretos de la expedición de la universidad, debido a que se está preparando una nueva exploración a la Antártida, he intenta impedir esto. A partir de aquí Dyer realiza su relato de manera cronológica lineal, empieza contando los preparativos del viaje, la llegada al polo sur, etc. Por otra parte Tanabe tiene un gran acierto al comenzar su manga con la llegada al campamento destruido y los horrores que se encuentran ahí, generando una tensión y una curiosidad por llegar a la explicación de algo de ello. Un acierto que comparte con la película de 2008 de Michele Botticelli, que es una pobre animación independiente, pero se nota que fue hecha con cariño.

La manera en que construye las imágenes Tanabe podría hacer que estuvieran cerca del gore, pero no se enfoca en los detalles del dolor y la sangre si no en la manera en que los detalles agreguen a la historia y contribuyan al ritmo. Al igual que Lovecraft Tanabe entiende que el horror debe ser construido mediante la atmósfera. El dibujo la trabaja mediante su grandioso uso de sombras y líneas  que parecen amorfas, pero sugerentes.

Tanabe también sabe transmitir el sentimiento de pequeñez humana al que se refiere la obra de

Lovecraft, por ejemplo con la tierra muerta y helada que es la Antártida, y un avión de exploración.

O a través de la magnitud de una ciudad imposible en un espejismo.

Como se mencionó con anterioridad Tanabe ha adaptado más de una obra de Lovecraft, lo cual lo ha pulido en múltiples aspectos, pero me parece que lo importante es que ha entendido las obras y a partir de ahí lleva a cabo sus trabajos visuales, porque los cambios narrativos son para que la historia funcione mejor, pero en ningún momento traicionan la esencia de la novela.

Dentro de este entendimiento de la obra y las intenciones de Lovecraft con respecto a lo que se ha llegado a conocer como “horror cósmico” es este sentimiento ante lo totalmente ajeno a la realidad conocida.

Debajo podemos ver una de las mejores páginas que sintetizan la manera en que se puede llevar a cabo la ilustración de aquello que se nos escapa a través de imágenes de la disección. Por ejemplo entiéndase que aunque Lovecraft declaraba en sus obras que no era factible de describirse estos entes, posteriormente ocupa hojas para hacer descripciones de ellos. Lo que da idea de la mente racional  y científica  de  Lovecraft  porque  la  idea es  intentar  describir  para  poder  expresar  el sentimiento ante aquello que irrumpe en la realidad común. A esto añadamos que la descripción no puede dar una idea total, como lo muestra la estructura de la viñeta, vemos fragmentos que tratan dar a entender esta nueva realidad.

Tanabe no sólo se queda ahí, sino que realiza una saturación, lo que implica que puede ser cualquier cosa y por eso puede describirse, pero a la vez es ajeno y no podemos entenderlo del todo. Intuimos como lectores y nuestra imaginación comprende que nuestro conocimiento al igual que el arte tiene límites.

La cosa al final del túnel

Tanabe demuestra en “Las montañas de la locura” que conoce y entiende las obras de Lovecraft, entiende aquello a lo que se denomina lovecraftiano no solamente son tentáculos, libros malditos y culto a seres extraterrestres. La grandeza de la obra de Lovecraft es insinuar a pesar de la inmensa descripción y lo abarrotado de su prosa que el universo es inmenso y en esencia ajeno al ser humano tanto física como intelectualmente y que de ahí surge nuestro miedo a ello, no tenemos un lugar seguro al cual asirnos, mas que permaneciendo en una “plácida isla de ignorancia” como menciona el principio de “La llamada de Cthulhu”.

El artista japonés Gou Tanabe no sólo es un dibujante talentoso, sino que sabe adaptar el medio visual y el lenguaje del cómic a lo que requiere la narrativa Lovecraftiana. Nos entrega imágenes, pero no espera que sean definitivas, sino la sugerencia de ese algo que no podemos comprender, sólo intuir.

Postdata

Para aquellos interesados en la obra de Lovecraft y quieran disfrutar una versión ilustrada de gran calidad, recomiendo encarecidamente la edición con dibujos del argentino Sebastián Cabrol.

Ningun comentario on Ilustrando lo imposible. Una adaptación gráfica de “En las montañas de la locura” por Gou
Tanabe.

Deja tu comentario

Más artÍculos que te podrÍan interesar

Mándanos tu artículo