«EL LADO OSCURO DE LA LUNA», SOMBRAS QUE NOS ACOMPAÑAN

Por Mario Garcéz

“¿Y yo? —pensó Hollis—. ¿Qué puedo hacer? ¿Puedo hacer algo para compensar una vida terrible y vacía? Si pudiera hacer algo para reparar la mezquindad de todos estos años, el absurdo del que ni siquiera me daba cuenta… Pero no hay nadie aquí. Estoy solo. ¿Cómo hacer algo que valga la pena cuando se está solo? Es imposible. Mañana por la noche me estrellaré contra la atmósfera de la Tierra. Arderé, y mis cenizas se esparcirán por todos los continentes. Seré útil. Sólo un poco, pero las cenizas son cenizas y se mezclarán con la tierra.”

Caía rápidamente, como una bala, como un guijarro, como una pesa metálica. Sereno, ni triste ni feliz… Lo único que deseaba, cuando todos los demás se habían ido, era hacer algo válido, algo que sólo él sabría.

“Caleidoscopio” Ray Bradbury

Es un pequeño paso para el hombre

La editorial italiana Bonelli, la cual es una institución en el país mediterráneo, sacó la década pasada una colección titulada “Las historias” (Le storie en idioma original) que tomaba ideas originales para hacer comics autoconclusivos. Lo que destaca principalmente de estas historias es la libertad y el empeño creativo. Estas historias se publicaron en México por Panini Comics, con una selección más o menos aleatoria de las originales. Empezaron por “El factor Z” una historia apocalíptica de zombies y terminaron con “El lado oscuro de la luna”, un poema a la nostalgia y a los sueños perdidos de la carrera espacial, con guión de Alessandro Bilotta y arte de Matteo Mosca. 

Todo empezó con una explosión, en total oscuridad

La historia principal del cómic es la vida y muerte Lloyd Clark un niño nacido en la época entre guerras del siglo XX. A través de la vida de Lloyd vemos las esperanzas del sueño americano y cómo la carrera espacial sirvió como una compleja guerra ideológica y comercial, dejando de lado el hecho de que al final nuestra vida es tan única como el universo y si la perdemos, el mismo universo muere. Esto se enfatiza desde el comienzo de la obra, pues los autores realizan un paralelo entre el nacimiento de Lloyd y el del universo.

Desde este punto la obra nos lleva a dar saltos en el tiempo en la narración desde la misión de órbita lunar de Clark, su niñez y cómo esta influyó en el paso de su vida. Lloyd es un hombre que parece vivir entre sueños:

El cómic nos establece a nosotros como lectores al igual que Lloyd, dormimos y despertamos de una realidad a otra. Dormimos para recordar y despertamos para reflexionar. La historia nos cuestiona en múltiples niveles ¿Cómo confiamos en los recuerdos? ¿Cómo sabemos que no vamos en una nave hacia la deriva? ¿Cómo saber si nuestra historia no fue una creación?

El otro lado, el lado oscuro

De acuerdo a Jung la sombra implica todo aquello que es parte de nosotros, pero nos atemoriza y queremos evitarlo. Hasta cierto punto representa esa cara oscura que no podemos mostrar y por lo tanto todos tenemos un lado oscuro, metafóricamente hablando. En la obra de Bilotta y Mosca, este lado se presenta en la infancia del protagonista como el lado oscuro de sus aventuras espaciales. La parte trasera de su casa que siempre estaba en sombras: 

Pero también es el lugar donde su madre se esconde para llorar, el lado que no puede dejar que sus hijos vean:

O por otra parte el lado oscuro refleja la culpa que desesperadamente trata de ocultar por la muerte de su hermano mayor:

Ese lado que también buscamos desesperadamente porque pensamos que alcanzar ese lado oscuro nos revelará secretos de nuestra vida, saber que hay lugares donde la noche y el día se mezclan, saber que quizás nada está totalmente separado si no que son realidades que se invaden la una a la otra. Tal vez al atravesar el lado oscuro podremos volver con nuestros seres queridos que se han marchado hace mucho. 

Enganchado en una estrella, embelesado con el cielo, enamorado de un satélite

El cómic también nos habla de la soledad. En cierta manera del hecho de enfrentarnos a la vida y a la muerte porque, ¿Qué es enfrentar la muerte? Quizás es sólo aceptar que nuestra vida puede tener sentido por ser finita y saber que algún día moriremos. Al final todos caminamos solos hacia el lado oscuro. 

Esta soledad nos habla de nuestro sentido de la humanidad, no por cuestiones de relacionar lo humano con tener compasión y empatía por lo demás, sino por ser conscientes de nuestra finitud y de que el universo es más grande, complejo y oscuro de lo que podemos percibir. No somos más que entes conscientes ante la inmensidad de las masas y el vacío. 

Hice esta canción para que viajará por el universo y llegara a mi familia 

El cómic se encuentra lleno de momentos tanto históricos como metaficcionales. No es aleatorio que la misión del Selene 7 ocurra durante la muerte de J. F. Kennedy. Pues este punto se ha establecido en la historia norteamericana como un punto de quiebre del sueño americano, pues demostraba la fragilidad de sus líderes y la corrupción del sistema. Bilotta y Mosca también hacen homenaje a otra figura del imaginario popular haciendo referencia a la canción del Duque Blanco “Space Oddity” pues el hermano mayor del protagonista se llama Tom y en sus juegos infantiles se convierte en el mayor Tom. 

Otro referente importante es que hacen alusión a “Amazing stories”, esta revista era un referente de las historias Pulp, pero dedicado específicamente a la Ciencia ficción. Cabe añadir que la portada a la que hacen referencia no existe, pero es importante el título “Terror desde la luna”, aludiendo a una invasión extraterrestre. 

La portada parece hacer referencia a las marcas del campamento de vagabundos. Cual pinturas rupestres que hablan de una invasión extraterrestre.

Pero esta marca y lo que dirá el viejo es lo más confuso, pues los extraterrestres invaden la tierra o la ficción se adentra en la realidad, ¿Cómo sabemos que nuestros recuerdos son confiables? Al final ni siquiera podemos volver a aquel lugar que dejamos, quizás sólo vagamos a un destino, pero no podremos llegar ahí. 

Nada

“El lado oscuro de la luna” es una obra de ciencia ficción acerca de la vida y la humanidad. Nos vemos arrastrados a un viaje junto con Lloyd Clark hacia la luna y su lado oscuro, que representa todo aquello que quisiéramos olvidar y aquello que quisiéramos recuperar, pero es un viaje solamente de ida, como la vida misma. Conocemos el destino y sólo nos toca seguir caminando, no hay forma de regresar, no hay regreso a la inocencia. 

Alessandro Bilotta y arte de Matteo Mosca a través de su obra, como otras grandes del Sci-fi, nos cuestiona sobre nuestra humanidad y nos lleva a un viaje sin retorno. Somos como Lloyd muriendo en la luna, como Kris Kelvin en las costas de Solaris o como Hollis cayendo hacia la tierra. Esperando que la vida tenga un sentido. 

Ningun comentario on «EL LADO OSCURO DE LA LUNA», SOMBRAS QUE NOS ACOMPAÑAN

Deja tu comentario

Más artÍculos que te podrÍan interesar

Mándanos tu artículo