CUENTOS DE FANTASMAS PARA NAVIDAD, UNA RESEÑA DE «GHOST STORIES OF AN ANTIQUARY VOL. 1»

por Mario Garcéz

Un fantasma de las navidades pasadas

“Marley estaba muerto, para comenzar”. Este es el inicio de una de las novelas más populares de Charles Dickens, “Un cuento de navidad”. La historia contaba cómo Scrooge un avaro se encontraba con varios fantasmas que le daban la oportunidad de enmendar su vida. Aunque el tema principal de la historia es la redención mientras haya vida, la historia se ha convertido en un referente de la navidad. Esto no es aleatorio, pues Dickens como editor sabría explotar dos gustos de la época victoriana: la navidad y los cuentos de fantasmas. Sonará extraño el asociar los cuentos de fantasmas con la navidad, sin embargo este gusto fue institucionalizado y convertido en tradición en la época victoriana, la edad dorada de la “ghost story”. Como cualquier lector podrá suponer, sobretodo en países cálidos, la imagen de la navidad con tejados inclinados, chimeneas y árboles navideños es una imagen anglosajona y además de creación inglesa. De acuerdo a G. W. Thomas “La Navidad en los tiempos previos a Dickens se asemejaba más a Halloween que nada”,[…] pero eso cambiaría con Dickens. El espíritu de Navidad haría las celebraciones más sentimentales, y llenas de fantasmas”. 

En esta época era común tener para Navidad recopilaciones y números especiales de revistas donde se compilaban varias historias de fantasmas, no todas ocurrían en Navidad o en invierno, sin embargo, el relatar estos cuentos de aparecidos reforzaría en el ojo púbico la tradición pagana y ancestral de juntarse en el solsticio de invierno a contar historias generalmente de temática sobrenatural junto al fuego. Tan arraigada estaba la tradición que era extraño que un escritor no aportara su granito de arena a la tradición fantasmal, la cual no distinguía ni a hombres ni mujeres, aportando ambos ejemplos notables y maravillosos. 

Pese a todo esto hay dos nombres que resaltan para los fanáticos del horror y del cuento de fantasmas: Joseph Sheridan Le Fanu y Montague Rhodes James. Y del académico de Ethon nos ocuparemos en esta ocasión. 

Fantasmas y académicos

Montague Rhodes James fue en su tiempo un académico de Cambridge, preboste de Ethon. Era arqueólogo, especialista medievalista y del antiguo testamento. Además de sus logros escolares fue un tremendo escritor de cuentos de fantasmas, siendo sus historias consideradas como de las mejores del género. Diría Ramsey Campbell “sus historias de fantasmas son una institución británica”.

M. R. James destacaría por fantasmas que no guardaban mucho en común con los de la época Victoriana, sus fantasmas eran más parecidos a engendros o cuerpos en descomposición. Como buen inglés los escribió para ser leídos en las reuniones de su club “The chit chat society” en reuniones navideñas, y en Halloween algunas ocasiones. 

Su primera antología de cuentos saldría en diciembre de 1904 recopilando historias que venía escribiendo y leyendo desde los 80’s del siglo XIX. Esta compilación llevaría por nombre “Historias de fantasmas de un anticuario”. 112 años después la editorial “Self made hero” haría su tributo a esta compilación con las adaptaciones en cómic de sus historias. 

Una imagen que parece cambiar con el tiempo

El comic “Ghost stories of an antiquary. Vol. 1” se compone de los primeros cuatro relatos de la compilación homónima de M. R. James, siendo éstos: “El álbum del canónigo Alberico”, “Corazones perdidos”, “El fresno” y “El mezzotinto”. Las historias son adaptadas por Leah Moore (hija del bardo de Northampton) y su esposo John Reppion. El equipo creativo difiere en cada historia lo que explica el porqué de determinados fallos en las adaptaciones, esto como opinión de quien escribe. 

En su forma narrativa las cuatro historias son excelsas, sin embargo, las adaptaciones tienen algunos fallos al momento de desarrollarse. Empezaré analizando de la más pobre visualmente a mi parecer, pues las otras tres casi logran la perfección si no es por pequeños detalles.

“Corazones perdidos”

La historia habla de cómo el pequeño Stephen Elliot queda huérfano y se va a vivir con su primo lejano el Sr. Abney. Pero en su nuevo hogar se encontrará con los fantasmas de un niño y una niña que no pueden descansar. 

El apartado visual corre a cargo de Kit Buss. El principal problema es que Buss tiene un dibujo muy parecido al de los mangas y por lo tanto también al anime, lo cual no es necesariamente malo, pero no aprovecha el potencial que las ilustraciones japonesas han conseguido con su discurso visual. 

Las principales fallas en la cuestión visual es que no logra generar una atmósfera inquietante y su dibujo no es muy expresivo y abusa de elementos digitales en el dibujo lo cual obstruyen el desarrollo de la historia, cabe mencionar que la manera en que refleja las aparentes pesadillas del protagonista donde ocurren los encuentros fantasmales son muy bien llevados.

En la página anterior véase como Buss construye los elementos a través del espacio. En la primera viñeta extiende la luz de la ventana y distorsiona el pasillo donde se encuentra el niño. En la segunda nos deja ver la reacción del niño y las siguientes nos muestra el horror que está presenciando, destacando un fantasma que está más cercano a una momia por su piel grisácea y delgadez extrema, reflejando adecuadamente el tipo de fantasmas de James. 

La segunda escena viene con la conclusión. 

Aquí vemos al segundo fantasma, pero a través de más viñetas, puesto que la intención ha cambiado a ser amenaza total como lo declara la última viñeta. 

La adaptación es efectiva porque el material base es efectivo, sin embargo, me parece que no era el dibujante más adecuado para este trabajo. 

“El álbum del canónigo Alberico”

La historia cuenta cómo un arqueólogo inglés al visitar una pequeña iglesia en un pueblito francés entra en contacto con un libro de párroco del siglo XVII. Este misterioso libro contiene una ilustración que aparentemente invoca demonios. 

La historia está ilustrada por Aneke, dibujante español, que maneja muy bien los colores, respetando la iluminación de un pequeño pueblo de campo francés. 

Además de eso sabe jugar con las expresiones de los personajes denotando por ejemplo la constante angustia del sacristán de la Iglesia. En la segunda viñeta Aneke usa también las expresiones de los personajes para comparar el miedo del francés y la felicidad del inglés.

En la siguiente página nótese como el artista lleva a cabo la comparación de la alegría del campo con la opresión que persigue al sacristán dentro de su casa. Aneke usa adecuadamente el morado y verde contrastando con el rojo y negro de la siguiente página. 

Definitivamente el momento icónico de la historia es cuando llega a la ilustración del rey Salomón ante un demonio. Aneke obviamente hace uso de asurado para representar la ilustración del siglo XVII. Fíjese como configura al demonio como una vaga forma antropomórfica que parece espiar al espectador.

Sin embargo, las viñetas debajo muestran adecuadamente al protagonista totalmente ignorante del horror y al sacristán ocultándose de él. 

La última página, siendo la del clímax, el ilustrador elimina sabiamente el fondo para cambiarlo por rojo y negro como un infierno venido a la tierra que indica también la llegada de la invocación del dibujo. Véase cómo en las primeras viñetas el protagonista no está consciente de la invasión y ésta está en segundo plano, mostrándose borrosa. La siguiente viñeta cambian estos papeles para mostrar en mayor detalle la mano, pues la invasión es innegable ahora.

Definitivamente la versión de Aneke tanto respeta el cuento como a su propia visión y adaptación de la obra.

“El Fresno”

En esta historia varias generaciones de una familia se verán atormentadas por la maldición de una bruja y un fresno. La adaptación corre a cargo de Alisdair Wood. La parte brillante es que el dibujo es tan saturado de sombras y trazos irregulares que mantienen la atmósfera opresiva y de amenaza que busca la historia. 

Principalmente me parece que la historia al usar ese trazado de Wood busca emular las estrías del fresno y las telarañas de los arácnidos mortales, los cuales son los culpables de las muertes.

La adaptación de Wood también resalta por uso de los colores, siendo estos claros, por momentos, pero no brillantes y planos y opacos por el otro lado lo que le da a la historia ese ambiente lúgubre que necesita. 

“El mezzotinto”

Para mí la mejor adaptación corre a cargo de Fouad Mezher. La historia cuenta como un bibliotecario llega a poseer un mezzotinto, un grabado que se llevaba a cabo con placas, de una mansión que al principio no sabe el nombre. La peculiaridad del grabado es que empieza a cambiar lentamente y muestra a una figura que invade la pintura. Esto da pie a que investiguen el origen del lugar y el significado de los cambios en la imagen. 

Mezher tiene un dibujo caricaturesco y de contornos cuadrados, pero es quizás esta característica de cuadratura lo que hace brillar la adaptación. Además de su magnifico uso de las sombras. 

En las viñetas anteriores véase como usa las viñetas, la repetición de cuadros y las sombras para reflejar el mundo de los académicos y oficinistas victorianos. Una vida que se caracterizaba por ser taciturna y repetitiva. 

Además de eso el color en tonalidades sepias le da justo la atmósfera adecuada.

Como un lector exagerado por momentos, debo ser sincero, el único error que tiene la obra de Mezher es que tanto en el cómic como en la historia se hace la aclaración que la figura invasora del grabado era un cadáver esquelético. De ahí que cuando se muestra el ente completo y de frente se incurre en un error. 

El lector podrá revisar en esta viñeta del mezzotinto como el cuerpo no parece esquelético, sino inclusive podría decir que musculoso. 

Fuera de eso el trabajo del artista me parece soberbio. 

“Las hojas en blanco”

“Ghost stories of an antiquary Vol. 1” reúne a artistas muy interesantes para visualizar las pesadillas que M. R. James evocaría en su audiencia con la palabra escrita y oral. Concuerdo en lo que Ramsey Campbell mencionaría en la introducción del volumen “La selección [por parte de Moore y Reppion] de la prosa original es juiciosa, y se usa tanto como pueda ser posible los diálogos de James, a pesar de que alguna invención no puede ser evitada (y, creo, es mucho en el espíritu del autor)”. Como adepto de los comics y de la literatura de horror, este tomo es casi indispensable de leer para probar nuevas perspectivas y agradables escalofríos para regocijarse en esta época decembrina. 

Si deseas complementar la información en este artículo, te sugiero que veas el video de una conferencia que impartí en conjunto con mi hermana. Aquí el enlace: https://www.facebook.com/gabriela.cabreragutierrez.90/videos/3039829469668243/

Ningun comentario on CUENTOS DE FANTASMAS PARA NAVIDAD, UNA RESEÑA DE «GHOST STORIES OF AN ANTIQUARY VOL. 1»

Deja tu comentario

Más artÍculos que te podrÍan interesar

Mándanos tu artículo